Cuarta Revolución Industrial: Trabajadores, sindicalismo y alternativas para superar la crisis

Imagen de referencia tomada del BM

Aquí presentamos algunas alternativas para que el sindicalismo pueda enfrentar mejor la postpandemia

“No hay democracia sin la experiencia viva del trabajo y la deliberación” Cristophe Dejours

Por Víctor Hugo Ramírez, profesional ENS

El trabajo se posicionó como una cualidad máxima de la modernidad, (mitad del siglo XV y finales XVII). Durante la Primera Revolución Industrial todo aquel que trabajaba se le veía como una persona de bien y tenía la posibilidad de conseguir bienes y servicios para sobrevivir. Con el desarrollo del capitalismo y posteriormente el neoliberalismo, el trabajo se enquistó como el gran valor moral de la humanidad.

En la actualidad los pensadores neoliberales, con la tesis de la Cuarta Revolución Industrial, buscan avanzar en nuevas formas de producción y en “la redistribución de la riqueza”.  Esas ideas no son más que eufemismos teniendo en cuenta que la riqueza se acumulará cada vez en menos manos, mientras que el problema existencial para los trabajadores se agudizará ya que estos cambios no tienen en cuenta la centralidad del trabajo humano. Además, las reducciones en los costos de producción, en nombre de la productividad y de ser competitivos, afectará los ingresos de los trabajadores.

Con el advenimiento de la Cuarta Revolución Industrial se avanzará en la destrucción de empleos y en la tecnificación de procesos a través del Bigdata. Se olvida la centralidad del trabajo humano. Al hombre o a la mujer que no “produzcan” se les señala, se les reprende y el Estado los aísla y no les da la protección necesaria por su pobreza. Lo anterior se evidencia con la actual crisis generada por el Covid 19 que ha generado destrucción de más 4 millones de empleos en abril, solo en Colombia.

La actual crisis está ocasionando la imposición de medidas de carácter regresivo para las y los trabajadores. Tenemos por ejemplo, el aumento de la jornada laboral, pago de prima en cuotas, disminución de salarios y suspensiones de contratos. De la misma manera, hay propuestas por parte de los empresarios en el sentido de implementar el trabajo por horas, el contrato rural y el pago de la seguridad social por hora con la excusa de recuperar los empleos, pero la historia ha demostrado que estas medidas no son eficientes y solo generan más acumulación de capital a los dueños de las empresas. 

Por otra parte, los movimientos sociales, sindicales y políticos que se proclaman de izquierda y/o progresistas, han venido denunciando por décadas la degradación del sistema. Argumentando lo parasitario y  voraz que es con los medios de vida y los recursos naturales, además de lo anárquico en su producción por su infinito crecimiento económico. Este fenómeno se refleja en el excesivo  consumo de bienes y servicios que adoptó el sistema en los hábitos de la subjetividad humana.

Fuente: http://ail.ens.org.co/opinion/4ta-revolucion-industrial-trabajadores-sindicalismo-y-alternativas-para-superar-la-crisis/

Scroll Up